Creatividad y Productividad: la extraña pareja

¿Lees muchos posts sobre productividad pero por alguna razón encuentras difícil aplicar esos consejos en tu día a día?

Es posible que haya una razón sencilla: esos consejos están pensados para gestores y marketers, y no valen para trabajadores de la creatividad como tú.

El trabajo creativo se desarrolla de forma diferente, y necesita una enfoque diferente.

Y de esto se dio cuenta Paul Graham.

Paul Graham es el fundador de la incubadora de proyectos “Y Combinator”, que está detrás de unas pequeñas startups que quizás te suenen: Dropbox, Stripe, Airbnb y Reddit.

Cuando lanzó su propia empresa se dio cuenta que él, que es programador, trabajaba de forma diferente de ejecutivos y managers.

Al examinar a fondo estas diferencias, llegó a formular lo que llamó la diferencia entre Horario del Manager y Horario del Maker (The Manager’s Schedule and The Maker’s Schedule).

El horario del Manager y el Horario del Creativo (Maker)

El trabajo del primero (el jefe o gestor) se reparte de forma natural en bloques de tiempos definidos, a menudo de una hora o poco más.

La agenda tradicional, que divide cada día en bloques de horas, está pensada para ellos.

Sin embargo, es difícil encajar así a los trabajos creativos.

Si haces un trabajo creativo, habrás notado que muchas veces es complicado trabajar en bloques de una hora: ni siquiera te da tiempo de entrar en el flow y empezar…

No puedes empezar (y dejarlo) en cualquier momento y seguir sin interrupciones hasta el final.

Para ese tipo de trabajos, a menudo hacen falta tiempos más largos, que pueden ocupar todo el día.

Los Creativos y las Reuniones

Las reuniones son una situación donde la diferencia queda muy clara.

Para un gestor o un marketers, que puede dividir su tiempo en bloques cortos y definidos, no hay problema: fijas una hora y listo.

Sin embargo, para una persona creativa una reunión puede suponer un problema mayor, y llevar a desperdiciar el día entero.

No importa si la reunión es por la mañana o por la tarde.

Un día con reunión te obliga a cambiar tu forma de trabajar.

Si una reunión te parte el día en dos, será más difícil que puedas dedicarte a algo ambicioso, que requiere tiempo y concentración.

¿Nunca te ha pasado? Apuesto a que los días donde tienes una reunión son los días menos productivos para tus proyectos más importantes y creativos.

Si has tenido la reunión por la mañana, sigues teniéndola en la cabeza o directamente te pones a trabajar en tareas relacionadas, quizás hasta urgentes, pero menos importantes.

Si vas a tener la reunión por la tarde, te será difícil concentrarte en tu trabajo creativo porque no te podrás quitar el asunto de la cabeza.

Cómo organizar tu trabajo en esos días…

Para arrancar tu trabajo creativo necesitas unas condiciones mínimas: necesitas motivación y concentración, necesitas estar a tope.

Un pequeño bajón de esos factores es suficiente a jorobarte el día y aumenta las posibilidades de que pierdas el tiempo.

Es entonces cuando empiezas a procrastinar o te dedicas a tareas menores, más mecánicas, que te mantienen ocupado pero no te hacen avanzar.

Cuidado: no quiere decir que una de las dos formas de trabajar, la del creativo o del gestor, estén mal.

Las dos son correctas, y funcionan estupendamente cada una por su lado.

El problema surge si no entiendes cuál de las dos estás siguiendo, cuál se adapta mejor a tu trabajo, y cuando se mezclan, como pasa con las reuniones.

Y – desgraciadamente – a veces las reuniones son necesarias e inevitables.

Una solución es dejarlas para el final del día laboral.

En ese caso, mi consejo es dedicar el día a otras tareas que puedes hacer adoptando el horario del gestor: contestar correos, contabilidad, planificación, tareas de mantenimiento en tu blog, curación de contenidos en redes sociales,…

Lo importante – lo que quiero dejar claro en este artículo – es que seas consciente de la existencia de dos formas diferentes de trabajar.

Tienes que ser capaz de reconocer cuál de los dos estilos es el que mejor te funciona, y actuar en consecuencia.

Y cuidado de no mezclar los dos, porque podrías correr el riesgo de ser menos productivo y desperdiciar tu tiempo y tu nivel de atención.

Sin embargo, sí puedes usar las dos de forma alternativa: el horario del maker para el pensamiento divergente, propiamente creativo, y el horario del manager para el pensamiento convergente.

¿Quieres ser más creativo? Sé menos productivo.

Si te han contratado por tu creatividad, necesitarás unas condiciones mínimas para que esa creatividad pueda fluir.

Porque la verdad es que, a veces, para ser más creativo hay que ser menos productivo.

Nos guste o no, hay una fricción latente entre productividad y creatividad.

Un trabajador productivo borra ítems desde su “to do list” según va avanzando, y hace progresos medibles.

Un trabajador de la creatividad pocas veces puede proceder de la misma forma: necesita tiempo para indagar y experimentar, hasta dar con la solución.

¿Quiere esto decir que tenemos que dejar de preocuparnos por nuestra productividad?

En absoluto.

Esta fricción se da sobre todo con la fase de tu trabajo creativo relacionada con el mencionado pensamiento divergente. En la siguiente fase, más analítica del pensamiento convergente, es más fácil ser productivo. O debería serlo.

Querer ser más productivo puede arruinar tu vida

Si tienes curiosidad de conocer una reflexión muy buena sobre las sombras de la productividad, tienes un artículo en The Guardian sobre el tema. No tiene desperdicio y su lectura es más que recomendable. Puede que cambie tu ideas sobre productividad: porqué la gestión del tiempo está arruinando nuestras vidas (en inglés).

Si la productividad puede ser menos importante para la creatividad de lo que cuentan, sigue siendo muy importante para llevar nuestras ideas a la realidad, y transformarlas en un producto real determinado.

En ese caso, más que gestionar nuestro tiempo (siempre tenemos a disposición el mismo) tendremos que aprender a gestionar nuestras prioridades y nuestra atención.

Yo soy el primero en afirmar que nuestro tiempo es nuestro bien más preciado, y que vale mucho más que el dinero. Pero en realidad hay algo aún más preciado que nuestro tiempo: nuestra atención y nuestra energía.

Es eso lo que tenemos que aprender a gestionar, ya que se trata de recursos muy limitados.

¿A veces te da por pensar que te estás volviendo tonto? Puede que tengas razón…

Tenemos que luchar contra la tentación de engullir informaciones y datos como si no hubiera un mañana (lo que los gringos llaman information junkies = adictos a absorber información. Está comprobado que demasiado consumo de informaciones y noticias llevan a una bajada importante de nuestro nivel de atención (fuente).

Por culpa en buena parte de internet y los dispositivos digitales nuestro nivel de atención desde el año 2000 hasta ahora ha bajado de 12 a 8 segundos, menos que un pez rojo (9 segundos).

Obviamente la culpa no es ni de internet, ni de tu móvil, sino que es tuya (y mía) por nuestro uso descontrolado…

El tema de la atención es fundamental: según un estudio, el trabajador medio dispone de sólo 11 minutos entre una distracción y otra, y nos hacen falta 25 minutos de media para volver a estar concentrados en lo que estábamos haciendo. Además, trabajar entre interrupciones nos hace 20% más tontos.

En realidad, ser más productivo es relativamente sencillo: evita las distracciones (cierra el correo, pon tu móvil en modo avión) y sólo trabaja en una cosa a la vez.

Si consigues evitar las distracciones, ya serás muchísimo más productivo…

Pero es más entretenido perder el tiempo leyendo artículos sobre cómo dejar de perder el tiempo, ¿a que sí?

Sin embargo sería mejor seguir el consejo de Pablo:

Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando

Pablo Picasso

O el de Henry:

Cuando no puedes crear, siempre puedes trabajar.

Henry Miller

Y tú, has encontrado algún truco sencillo sobre cómo sacar adelante tu proyecto creativo? No te lo guardes para tí, compártelo con todos nosotros en los comentarios…

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos
Proyecto Paralelo

Descubre el Maravillos Mundo de los Proyectos Personales

Descubre cómo poner en marcha tu Side Project puede mejorar tu vida y tu profesión.
Impulsa tu marca personal mientras haces lo que más te apasiona: tu proyecto creativo personal.


luca
 

Llevo más de 12 años viviendo de mi creatividad. En muchos casos, para proyectos de otros. En otros pocos, para proyectos personales. Ahora quiero invertir esa proporción: más proyectos personales, y pocos proyectos interesantes para clientes selectos. Crossmedia, Diseño Gráfico y Web, Storytelling.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: