Los 5 tipos de proyectos personales que merecen la pena (y cómo justificar su valor)

Todos tenemos un sinfín de proyectos personales que nos gustaría realizar – y todos tenemos un sinfín de excusas para no hacerlo.

¿Cuál suele ser la principal justificación para quedarse sin hacer nada?

Que los proyectos personales serían una pérdida de tiempo, porque no nos dan dinero ni nos ayudan a avanzar más rápido en nuestras carreras.

Sin embargo, los proyectos personales no son una pérdida de tiempo, si sabes elegir a los proyectos correctos.

Si miramos a los “side projects” como a una inversión que da sus frutos a mediano o largo plazo, pronto descubriremos que pueden jugar un papel importante en nuestro desarrollo.

Pueden aportar valor de muchas formas: desde un potencial encargo futuro, hasta fortalecer nuestra confianza y capacidades a través de la libertad de dar rienda suelta a nuestras ideas, sin tener que temer críticas por parte del cliente.

Pero ¿cómo distinguir entre los proyectos personales que merecen la pena y los que es mejor olvidar en un cajón?

Simplemente centrándonos en aquellos que impulsan nuestros talentos y pueden aportar beneficios a nuestra carrera. Como los siguiente tipos de proyectos personales:

1. La idea alocada que puede atraer un grande encargo futuro.

Si te consideras creativo o te vendes como tal, tienes que crear algo sí o sí. No te puedes limitar a cumplir con los trabajos que te encarguen.

El fotógrafo Tim Tadder, por ejemplo, eso lo sabe muy bien. Y es por eso que de vez en cuando se financia él mismo una sesión de fotos con algún proyecto personal.

Tim considera los Side Projects como su herramienta de marketing, además de una manera para experimentar conceptos nuevos y dar a posibles clientes más ideas para que lo pueden contratar.

Y los resultados hablan por si mismos. El mismo Tim cuenta que cuantos más proyectos personales hace, mejor le va en el trabajo.

El año pasado decidió hacer unas fotos inspiradas por unas fiestas de estilo mexicano. Después de haber colgado las imágenes en su portfolio de Behance, fue contratado por la cerveza mexicana Victoria, para que hiciera para ellos unas fotos similares.

Una de las imágenes del proyecto personal de Tim Tadder

Una de las imágenes que la Cerveza Victoria encargó a Tim Tadder

Una de las imágenes que la Cerveza Victoria encargó a Tim Tadder

¿La moraleja?

Desarrolla un proyecto personal haciendo lo que te gustaría que te contrataran para hacer.

Después de todo, lo normal es que los clientes te contraten a raíz de trabajos que hayas hecho, y no por trabajos que te gustaría hacer, ¿no?

2. Los proyectos donde te quitas una satisfacción/ satisfaces un deseo tuyo.

Aquí hablamos de esa idea de la que puedes hablar sin parar y con emoción, la idea que sigue volviendo a aparecer en tu mente.

Para el periodista Matt Mccue por ejemplo, se trató de un cuento basado en un carnicero que conocía.

Para eso, invirtió semanas de su tiempo, hasta que logró estar satisfecho con lo que había hecho.

El único con autoridad para juzgar su obra era él.

Luego envió la novela a sus familiares, su novia, pero ni siquiera intentó publicarla.

Lo que le interesaba era llevar a cabo ese proyecto que llevaba mucho tiempo rondando por su cabeza.

Al día de hoy, Matt considera la novela como su mejor obra.

3. Proyectos que te apartan de la rutina y te sacan de tu zona de confort.

Si estás cansado de tu rutina de trabajo, este tipo de proyectos personales podrían funcionar para ti.

Funcionó por ejemplo para Brian Davis, que hacía vídeos corporativos, que a menudo  acababan por ser aún menos interesantes porque las modificaciones de los clientes perjudicaban el resultado final.

Brian decidió montarse un proyecto personal donde pudiera tener el control tanto sobre el proceso como sobre el resultado final.

Así nació el documental “The Million Dollar Duck”, que sacarán en Animal Planet ya que Discovery Channel compró los derechos de emisión. Así que el proyecto terminó por ser un éxito rotundo.

Aún así, Brian Davis asegura que ya antes de eso había sido para él un éxito por el mero hecho de poder trabajar en un proyecto muy apasionante.

4. Proyectos que añaden nuevas armas a tu arsenal.

A veces un proyecto personal representa un paso intermedio hacia la realización de uno más grande, más adelante.

Antes de su novela sobre el carnicero, cuando Matt Mccue todavía estaba en el colegio escribió un libro de 100 páginas junto con su hermano. Ese primer intento nunca llegó a ser publicado, principalmente porque no tenía ni de lejos la calidad suficiente. Sin embargo, cuando el autor más adelante quiso enfrentarse nuevamente al reto de escribir un libro, la tarea resultó ser menos compleja gracias a la experiencia adquirida con el primer intento.

Ese primer proyecto le había dotado de los conocimientos y la experiencia necesarios para sumirse en otro proyecto más serio y ambicioso.

5. Proyectos-vacaciones

Si estás de vacaciones, hacer dinero es la última de tus preocupaciones.

Si quieres – ya que eres creativo/a – puedes aprovechar la novedad y encantos del lugar adonde has ido.

¿Eres fotógrafo? Puedes aprovechar para realizar una serie sobre tu viaje. ¿Eres ilustrador? Puedes hacer unas ilustraciones con tu interpretación de los sitios que estás visitando.

Es una forma alternativa de explorar y conocer los sitios. Tendrás una mirada más atenta de la del simple turista, así que tu experiencia del viaje probablemente mejorará. Y se supone que estás de vacaciones y encima haciendo lo que te apasiona, así que no debería de haber excusas. Si de verdad quieres y no te vence la pereza, puedes.

En este caso además, tienes la ventaja que los tiempos de realización vienen marcados de antemano: no te puedes extender más allá de la fecha que marca tu billete de vuelta.

En el mejor de los casos puede que vuelvas a casa con nuevas ideas para tu trabajo y tus clientes. En el peor, siempre te quedarás con un pequeño proyecto completado, donde muestras tu visión personal sobre otra parte del mundo.

¿La idea que tienes para tu proyecto personal cabe en estas 5 categorías? Pues entonces ponte manos a la obra!

¿Crees que hay otros tipos de proyectos personales que merece la pena perseguir? Cuéntanoslo en los comentarios.

(Nota: este artículo es mi traducción y adaptación de un artículo de Matt Mccue, publicado originalmente en 99u.com: The 5 Types of Personal Projects (And How You Can Justify Pursuing Them)

Descarga gratis el ebook "6 Creativos, 6 Proyectos"

Suscríbete y recibe ahora mismo un ebook con ejemplos reales de proyectos creativos y consejos sobre cómo pasar de idea a acción por parte de sus respectivos autores.

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos
Proyecto Paralelo

Descubre el Maravillos Mundo de los Proyectos Personales

Descubre cómo poner en marcha tu Side Project puede mejorar tu vida y tu profesión.
Impulsa tu marca personal mientras haces lo que más te apasiona: tu proyecto creativo personal.


luca
 

Llevo más de 12 años viviendo de mi creatividad. En muchos casos, para proyectos de otros. En otros pocos, para proyectos personales. Ahora quiero invertir esa proporción: más proyectos personales, y pocos proyectos interesantes para clientes selectos. Crossmedia, Diseño Gráfico y Web, Storytelling.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: